Seleccionar página

Sabela Gondulfes

Poeta, narradora y trotamundos de Galicia
Autora de 'Deshilachando Banderas'

Nací escribiendo en Gondulfes el 17 de marzo de 1966, alrededor de la una de la tarde. Gondulfes está casi a los pies de unas montañas que miran al Valle de Monterrey en la provincia de Ourense. No fue fácil llegar a este mundo. Aun así, fui la niña más alegre que os podáis imaginar hasta los 4 años y un mes. Ahí llegó la segunda hecatombe. De esto hablaremos otro día.

Ahora deciros que crecí en medio de una naturaleza salvaje. Rodeada de Buena gente. Alimentada con rica y saludable comida. Compartiendo con Fabulosos animales.  Descalza, subida a los árboles y comiendo sus frutas. A rebolos, rodando, por los campos sembrados de margaritas, cabras, ovejas, vacas, caballos. Ayudando en tareas del hogar y del campo. Jugando al escondite y tantos otros recreos. Cantando y bailando el folklore. Escuchando literatura oral al calor del brasero en los inviernos y a la sombra de las parras en los meses estivales. Y creando ya, en la imaginación y delante del espejo, a los innumerables personajes. Y escribiéndolos tirada en el suelo a través de símbolos y dibujos.

Después, ya con mis padres, sin los cuáles viví 9 años, de los 4 a los 13, eran tiempos opacos. Nos fuimos a vivir a Vigo, en la provincia de Pontevedra. Y qué os voy a contar, por entonces a los adolescentes nos tocaba hacer de todo. A algunas adolescentes, estudiar, trabajar, ayudar en casa. Y yo seguí y seguí, queriendo hacerme una mujer de provecho y a los, no recuerdo, me fui a Madrid, a la facultad de Ciencias de la Información de la Complutense.

Allí viví 17 años. Conocí al padre de mis hijos y llegaron ellos a este mundo: mis dos grandes maestros. Con los niños crecí y me hice persona, mujer, escritora.

De joven quería ser reportera gráfica y recorrer el mundo. A los 25 años la vida me dio un puesto de corresponsal de mí misma, hacia dentro, hacia los lugares más insospechados de una. Igual, de esto hablaremos otro día.

Y seguí y seguí. Buceando en mi interior, criando a mis hijos, y ESCRIBIENDO. En 1999, aún en la universidad, en la facultad de psicología de la UNED, publiqué mi primera novela. Finalista en un concurso internacional.

Después la vida continúo con trabajos, publicaciones, rutas al todo, a la nada. Familia.

Con los hijos grandes ya, el pequeño en la universidad y el mayor haciendo un máster y trabajando, en 2015 me fui a un largo y profundo viaje por Sudamérica que duró 4 años con sus visitas a la Tierra y a la Familia. Durante esta singladura edité y presenté la más reciente obra publicada, Pielando, libro fusión, en el Tabo e Isla Negra, respectivamente, Chile.

En 2017 pasé una estremecedora temporada, en el buen sentido, en el Desierto de Atacama. Ahí se gestó una de las últimas obras escritas, Deshilachando Banderas, durante el invierno del hemisferio Sur.

Estando en la Bretagne, en agosto de 2019, trabajando en un jardín bio, escribiendo y peregrinando, me llegó la noticia más desgarradora hasta la fecha. A mi madre, llena de vida y fuerza, le había dado un derrame cerebral. Regresé de inmediato. Murió a los 9 días conmigo abrazada a sus pies a un lado de la cama del hospital, y al otro lado, mi padre y mi hermana.  Y la vida se puso patas arriba y patas abajo. A los 4 meses falleció mi abuela paterna. Entre duelo y duelo, ahora vivo con mi progenitor que tiene Alzheimer y estoy resucitando a la Vida y a la creación literaria e itinerante. Sin olvidar nunca mis raíces que van en el nombre de escritora, Sabela, Isabel en gallego, y Gondulfes, mi lugar de nacimiento. Al principio firmaba con mi nombre de Pila, Isabel Prieto, y con otros pseudónimos.

Y siendo siempre aprendiz del oficio más hermoso del mundo para mí: ser Poesía

No tengas miedo a nada y un día la luz será tuya (León Felipe)

Bibliografía:

  • Nos, Amador e Isadora, prosa poética y verso libre, (2015-actualidad). Obra en creación a dos voces que transcurre en distintos espacio~tiempos, desde épocas remotas hasta nuestros días.
  • Las Perlas de Indra, (2019-actualidad) relatos cortos de terror con humor.
  • Deshilachando Banderas, 2021, Nadar Ediciones, Santiago de Chile, en su colección Nadar Contracorriente. Crónicas de viaje y testimonio. Obra escrita durante una larga y profunda temporada en el desierto de Atacama, en el invierno de 2017 del hemisferio sur.
  • Pielando*, 2015, Ediciones Una temporada en Isla Negra, el Tabo. Libro fusión, poesía, relato corto, crónica, cartas, reflexiones. Presentado en la Fundación Neruda, Isla Negra.
  • Aramí y Aramí en los Mund2, 2008-2011. Ensayo~ficción. Obras catárticas, inéditas. Fundamentales en mi evolución creativa.
  • Con el corazón en las manos y el alma en los pies (1987-2006), Edición Personal. Poemario. Prólogo de Ramón Cacabelos, neurocientífico y escritor gallego. Epílogo de Manuel Vegas Asín, matemático y poeta madrileño.
  • En la Penumbra, 1999, Fundación Opera Prima, Madrid. Novela finalista en el V concurso internacional de novela Luís Berenguer, San Fernando, Cádiz. Novela de trama psicológica firmada con mi nombre de pila.

 

Obras conjuntas y colaboraciones a destacar:

  • Antología Nueva Poesía Hispanoamericana 2021, editorial Lord Byron, Madrid.
  • Antología Nueva Poesía Latinoamericana 2019, editorial Croquis, Argentina, y Mercosur, Uruguay.
  • Versión en gallego del poema Aramí, 2019, de Theodoro Elssaca, artista multidisciplinar y presidente de la Fundación IberoAmericana.
  • Jazz fusión, música para Pielando, de los músicos Pablo Roberto Ferrari, José Tomás Gálvez Orlandini y José Binot, presentada en la Fundación Neruda, Isla Negra, y en Nawal Espacio (Litoral de los poetas).
  • Gira Poema, 2009, Santiago de Chile~ Nueva York.
  • Invéntame la Vida, 2002, comedia romántica, escrita a dúo con César Póo, pedagogo y escritor vasco. César creo a Candela, personaje principal femenino y sus secundarios y yo a Néstor, personaje principal masculino y los de reparto.

 

*Significado de Pielando:

Haciendo piel con el otro, el amigo, el compañero, el extranjero, la pareja.  Conectando, empatizando con el diferente, haciéndonos uno.