Seleccionar página

Escribir a mano es un acto de amor y entrega. Nunca dejé, ni dejo de hacerlo para mí en mis cuadernos, servilletas, tikets, pasajes. Sí, en alguna etapa, dejé de hacerlo para los demás. Ahora, llevo desde el verano pasado recuperando esta preciOsa acción de dar, cartas, tarjetas, relatos, cuentos

…una nota en la lista de la compra. Un no sé, quizás nos vemos en la cena

un Sol y un Arco Iris en la nevera _la noche es más oscura antes del amanecer_

Estas navidades escribí gran parte de las felicitaciones a puño y letra y las envié por correo tradicional.

 Hay algo más romántico que recibir una carta o una tarjeta en tu Buzón, pocas cosas, creo, al menos para mí.

Y tal vez no se trata de tener más o menos tiempo, se trata de tener Ganas.

Brindo por esas ganas de ser con el otro a través de la magia de la palabra escrita

Que los Reyes Magos os traigan tarjetas llenas de Magia y Amor

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información.